¿Quién fué el Padre Kentenich?

Infancia

Nace en 1885 en Gymnich, Alemania. A los 8 años ingresa al orfanato de San Vicente, en Oberhausen, donde su madre lo consagra a la Santísima Virgen María. El niño hace muy conscientemente esa consagración a María.

Juventud

En 1910 se ordena sacerdote en la comunidad de los padres palotinos, fundada por San Vicente Paloti, y allí trabaja como director espiritual del Seminario menor ubicado en Schoesntatt/Vallendar. Schoenstatt significa en español  “Lugar Hermoso”. Alli se pone de manifiesto que el Padre Kentencih es un educador con mucho talento, su objetivo pedagógico es claro y entusiasma a los alumnos: llegar a ser personalidades firmes y libres, y vivir sus ideales en medio del mundo. El Padre Kentenich impulsa a sus alumnos a desarrollar una auto-educación, mostrándoles a la Santísima Virgen como Madre y Educadora.

Alianza de amor en Schoenstatt

Junto con algunos alumnos, el 18 de octubre de 1914 arriesga el primer paso hacia la fundación del Movimiento de Schoenstatt. En una pequeña capilla abandonada, en el valle de Schoenstatt, sella con sus seminaristas una Alianza de Amor con María. “Nada sin ti, nada sin nosotros”, es la consigna que expresa esa intensa comunidad de camino con María que acaban de comenzar.

CAMPO DE CONCENTRACIÓN.

Entre 1941 y 1945, el Padre Kentenich es tomado como prisionero del nación al-socialismo en la cárcel de Coblenza, y luego en el campo de concentración de Dachau. También allí continúa trabajando, de manera intrépida y secreta,  en la misión de su vida: proclamar a los hombres el amor misericordioso de Dios y ayudarlos a ser, con la ayuda de María, personalidades libres orientadas por el amor.  En medio del infierno de Dachau, gracias al Padre Kentenich muchos prisioneros experimentan una gran cercanía de Dios.

BENDICIÓN DEL PADRE FUNDADOR

12-05-kentenichEn el verano de 1928 una hermana de la Federación empezó sus estudios en Friburgo y visitó al Padre Kentenich. Al despedirse le pidió su bendición y él le respondió: “Cada mañana y cada noche déjese bendecir por mi. Y le explicó que cada mañana y cada noche él daba su bendición a todos los que le confiaban sus preocupaciones y en ese momento se arrodillaban para implorar su bendición. Dijo que así, lo había arreglado con la Madre de Dios y así José Engling lo había cultivado. Él le dijo que  si durante el día en cualquier situación necesitaba su bendición entonces debería arrodillarse y en silencio pedirla. Así la recibiría.

Este relato vale para todos los hijos de la Familia de Schoenstatt. Y vale hoy quizás más que antes pues en su nueva presencia él ve y escucha nuestras peticiones. Por la intercesión de nuestro padre y fundador  y de nuestra Madre Tres veces Admirable de Schoenstatt, nos bendiga el Dios Uno y Trino: el Padre, el  Hijo y el Espíritu Santo.

Exilio

En el período que va desde 1951 a 1965, la Iglesia separó al Padre Kentenich de su Obra, asignándole la ciudad de Milwaukee, en Estados Unidos, como lugar de residencia, en donde le era permitido ejercer su sacerdocio aunque alejado de su movimiento, por un  tiempo determinado. Las autoridades  eclesiásticas competentes examinan su persona y su fundación. El 22 de octubre de 1965, durante el Concilio Vaticano II, el Papa ¨Pablo VI  confirma la resolución de rehabilitarlo,  y le permite continuar con la fundación del Movimiento de Schoenstatt.

ULTIMOS AÑOS DE SU VIDA

En la Navidad de 1965 regresa a Schoenstatt y, sin descansar por su avanzada edad de 80 años, dedica todas sus energías a la dirección del  Movimiento y a la atención de  cientos de personas que lo visitan, entre las que se cuentan obispos, cardenales, profesores, políticos, jóvenes, matrimonios, enfermos, con el fin de  recibir su consejo o su bendición. El domingo 15 de septiembre de 1968, después de celebrar la Santa Misa, Dios busca a su instrumento. En la sacristía, aún revestido con los ornamentos sacerdotales, sufre un infarto al corazón y el Padre Kentenich parte hacia la eternidad. Deja una gran herencia; ha muerto un gran sacerdote, un gran educador, un profeta…. Ha muerto un verdadero Padre.

Al morir deja fundadas las Ramas de Matrimonios, de Señoras, de Jóvenes, organizadas en distintos niveles de pertenencia y compromiso con el Movimiento, así como la comunidad sacerdotal de los Padres de Schoenstatt y las Hermanas de María.

Por decisión de él mismo, en la piedra de su sepultura está escrita una sola frase: “DILEXIT ECCLESIAM”. AMÓ A LA IGLESIA.  Su cuerpo se encuentra actualmente en la Sacristía de la Iglesia de la Adoración de la Santísima Trinidad, en el monte Schoenstatt, en donde es visitado por miles de peregrinos que viajan a pedir su intercesión desde distintas partes del mundo. Su causa de canonización se encuentra en curso.

Noticias padre

Comments are closed.