31 de mayo de 1949: “En la fuerza divina”. Tercer hito de Schoenstatt

Tres fechas han marcado la historia de Schoenstatt:

El 18 de octubre de 1914: fecha del Acta de Fundación de Schoenstatt, en la que el padre José Kentenich invita a un  grupo de seminaristas, a  hacer una Alianza de Amor con María y con obras demostrarle que la aman. La autoformación o autoeducación, forma parte de las promesas que le hacen a la Virgen, así como  un fiel y fidelísimo cumplimiento del deber. Todo en medio de una intensa  vida  de oración. Hacen  estos ofrecimientos a María, con el fin de que Ella se establezca en la pequeña capillita, hoy el Santuario Original de Schoenstatt,  y derrame sobre aquel  grupo y sobre todos nosotros, sus gracias y bendiciones.

El 20 de enero de 1942. En la confianza divina. El padre fundador, después de una  persecución por las fuerzas nazis, decide voluntariamente ir al campo de concentración. Renuncia así a la posibilidad de justificar sus problemas de salud como excusa para evitar su encarcelamiento. Es enviado a Dachau, en donde permanece hasta 1945.  Allí desarrolla una intensa actividad de dirección espiritual con los demás compañeros de cautiverio, dando pláticas y retiros. Escribe abundante literatura espiritual. Funda tres nuevos caminos del movimiento: el Instituto de los Hermanos de María, el Instituto de Familias y la Internacional de Schoenstatt.

El 31 de mayo de 1949. En la fuerza divina. El padre fundador deseaba que Schoenstatt fuese aprobado oficialmente por la Iglesia. En febrero de 1949 se lleva  a cabo la visita Canónica Episcopal a la comunidad de las Hermanas de María en Alemania, mientras el padre estaba de visita en el Santuario de Bellavista en Chile. El concepto del visitador acerca de la obra de Schoenstatt fue muy bueno. Sin embargo se hicieron algunas observaciones, a las que el Padre Kentenich respondió con franqueza y claridad el 31 de mayo.  Hace serias reflexiones y advertencias sobre el pensar mecanicista que se estaba imponiendo en occidente: la separación entre fe y vida, entre Dios y el hombre, que decide regir su propio destino, pero de espaldas a Dios. La entrega de este documento de más de 400 hojas, marca un hito importante en la historia de Schoenstatt: se inicia una de las épocas más fructíferas del movimiento tal como se narra en la sección del Padre José Kentenich de esta página web y que invitamos a conocer.

 

Leave A Comment